LA TABLET: UNO MÁS EN LA FAMILIA

magda
Magdalena Jabazin, Psicologa. Formadora. Talleres Creativos Salud Emocional. Atención Psicológica Familias, Parejas y Niños.

En este artículo intento hacer una breve recopilación de consejos y pautas que puedan ser de utilidad práctica para los padres y madres que tenéis dudas o problemas a la hora de gestionar con vuestros hijos el uso de la tablet.

La convivencia con la tablet no es un problema, pero………..

¿Por qué les gusta tanto a los niños y jóvenes?  

guia-dia-del-nino-500-2000-650x450Todos conocemos el poder de atracción que tiene, y es importante que los padres entendamos por qué y ayudarles a gestionar su tiempo (de ocio, estudios); ya que cuando este tiempo está casi totalmente volcado en usar la tablet, se convierte en un problema y foco de discusiones en la familia.

Para ellos es un juguete divertido, simple diversión, no hay más. A parte, se utiliza para estudiar, incluso en muchos centros escolares ya forma parte de la dinámica de trabajo tanto en el aula como en casa.

¿La tablet es “mala” o “buena”?, en sí misma ni mala ni buena; como todo, depende del uso que se haga de ella, al igual que cualquier otro dispositivo. Es “buena” cuando se utiliza en su justa media. ¿Cuál es la justa medida?, no hay una regla general, tenemos que tener en cuenta varias características como la edad de nuestro hijo, su capacidad de autonomía y autocontrol, entre otras.

Cada familia es un universo irrepetible, cada niño tiene sus propias características, y nadie les conoce mejor que sus padres. Unos padres informados tendrán las herramientas necesarias para poder establecer, bajo su criterio y estilo educativo, las normas de relación entre sus hijos y la tablet. Para que os sirva de guía, aquí comparto algunas orientaciones que pueden servir de apoyo y os pueden ayudar a prevenir problemas y discusiones:

1º  Tener en cuenta la edad de tu hijo. Desde www.hijosdigitales.com recomiendan como mínimo que los niños tengan 3-4 años, (dependiendo del niño), para empezar a utilizar la tablet, ya que antes de esta edad no se sabe qué consecuencias puede tener para el pequeño (a nivel cognitivo, visual o manipulativo).

2º Controlar los contenidos a los que vuestros hijos puedan acceder. Hay que estar al tanto de lo que tus hijos hacen en Internet, restringir los contenidos inapropiados o las aplicaciones para adultos, en definitiva, ejerce el control parental de contenidos.

Las técnicas de control parental, en general, se dividen en dos grandes grupos:  

  • Control parental con filtro de contenidos. Es el más interesante, ya que evita que los niños vean o utilicen el contenido inapropiado mostrando el correspondiente aviso. Tenéis la opción de restringir:

    Descargar aplicaciones para adultos desde la App Store o Google  Play.

    Restringir las compras de nuevas aplicaciones.

    Restringir el uso de ciertas aplicaciones instaladas.

Configurando el dispositivo para restringir el acceso al navegador Web y la instalación de nuevas aplicaciones, podeis conseguir filtrar la mayor parte de los accesos a contenido inapropiado.

El problema principal se da, cuando además de querer evitar el contenido inapropiado, queréis dar acceso a Internet a nuestros hijos. En ese caso, ni iPad ni los Tablets Android, permiten filtrar los contenidos a los que se acceden a través del navegador Web, y para ello tendréis que recurrir a herramientas externas.

  • Control parental por monitorización. Permite el acceso a todo tipo de contenidos, pero monitoriza el mismo, creando un registro que los padres podéis consultar posteriormente.

Otra alternativa es recurrir a las tradicionales aplicaciones Antivirus, que normalmente disponen de versión tanto para iPad como para Tablets Android. Estas aplicaciones suelen ser las más adecuadas para realizar tareas de monitorización, además de bloquear contenidos inapropiados. Algunas de estas aplicaciones recomendadas son “Kaspersky Parental Control”, “Norton Family”  o “AVG Family”.

Parece fácil pero ¿qué puedo hacer cuando mi hijo solo quiere la tablet?. Si sólo quiere la tablet, algo está pasando en cómo tu hijo está ocupando, sobre todo, su tiempo libre. Es recomendable que el su tiempo de ocio realice actividades que le gustan, variadas, que le diviertan, le relajen y corten con la rutina del día. El objetivo del ocio es simplemente pasarlo bien y disfrutar.

Pensemos…. ¿Cuánto tiempo es recomendable que esté con la tablet?. Sabiendo que cada niño es diferente y que no se ha demostrado que haya ningún dispositivo, aplicación, juego o programa que sea directamente perjudicial para la salud, la decisión está en tus manos y ha de ser acorde, como hemos indicado, con las características del niño así como con las normas y límites que tenéis en casa.

No se recomienda a los niños una exposición mayor de 2 horas a pantallas de cualquier dispositivo: 1 hora de tablet y 2 horas de televisión, son tres horas expuestos.tablet-ipad-cama-nino-apple

¿Qué síntomas deben llamar nuestra atención? Cada niño es único pero hay una serie de señales que, como mínimo, nos han de poner atentos y actuar cuanto antes, quizá con un simple cambio de hábitos:

  • Cuando llega el momento de apagar la tablet se pone nervioso o agresivo, o incluso llega a alargar ese momento para seguir jugando.
  • Tras estar con la tablet queda en un estado de ansiedad o nervios, pudiendo llegar a tener problemas de sueño.
  • Nada más levantarse o llegar a casa siempre quiere utilizar la tablet.
  • Si no utiliza la tablet no sabe que hacer, se aburre, no quiere hacer otra cosa, no le gusta nada, se queja.
  • Hay una verdadera rabieta o reacciones agresivas cuando no puede utilizar la tablet o tiene que apagarla.

¿Qué podemos hacer para facilitar un buen uso de la tablet?:

  • Que la utilicen siempre delante de un adulto, no solos en su habitación. Es importante que su habitación esté libre de tecnología, que sea un espacio de descanso y tranquilidad, concentración para el estudio, relax, etc.
  • Control parental sobre los contenidos que está manejando tu hijo,  para limitar el acceso a contenidos o programas, o la compra de aplicaciones.
  • No se trata de prohibir, sino de educar. Al igual que no prohibimos que nuestros hijos vayan a la calle o al parque, sino que los vamos educando en qué comportamientos pueden ser peligrosos (alejarse de los adultos, cruzar calles sin mirar si viene un coche) según la edad del hijo.
  • Establecer y negociar horarios/tiempos de uso de la tablet acordes a la edad y características del niño.
  • Que su uso no sea lo principal, sino una actividad o alternativa más en su tiempo de ocio.
  • No utilizar la tablet antes de dormir, ya que puede interferir en el ritmo de sueño. Sabemos que una actividad relajante antes de dormir (leer) incita a un sueño tranquilo y profundo.
  • Fomentar en los hijos un uso creativo de la tablet, no solo un uso pasivo en el que es el dispositivo el que domina al niño, en el que es simple expectador y receptor de imágenes.

Os invito a reflexionar……. ¿Cuánto tiempo pasáis delante de una pantalla (tablet, Smartphone, ordenador) delante de vuestros hijos? Los padres somos modelos para ellos, pensemos cómo estamos manejando nuestros  propios límites con el uso de los dispositivos. Prevengamos una relación insana con las nuevas tecnologías educando a nuestros hijos para que sean críticos con los contenidos que usan y ofrecen desde las tablet, que sean ellos quienes dominen el dispositivo y no al revés.

Si queréis ampliar más información os recomiendo visitar la página www.pantallasamigas.net, hay un apartado muy interesante de ayuda para padres y madres. También podéis consultar a “La niña de la tablet”, la primera línea de ayuda frente a los problemas de Internet; podrás consultar a un especialista que detectará si existe un problema, te asesorará cuál es la mejor forma de actuar y te ayudará a resolverlo.

De Padres a hijas

2 de 5*

Estreno 1 enero 2016 (1h56min)
Director Gabriele Muccino
Con Russell Crowe, Amanda Seyfried, Aaron Paul más
Género Drama
País EE.UU.

La vida como siempre llevándonos al límite. La historia que nos presenta Gabriele Muccino es la de un escritor reconocido y ganador del Premio Pulitzer, casado y con una hija, que durante una discusión conyugal en el coche sufre un accidente en el que queda viudo y con terribles consecuencias neuropsicológicas. Ante la situación debe hacerse cargo de su hija y luchar con sus cuñados -de mucho dinero y dudosa moral- por mantener la custodia.

El guión, en el plano familiar, está compuesto por un topicazo tras otro e intenta marcar la diferencia mostrándonos las consecuencias a largo plazo de la situación que vive la niña en su infancia. Pero lo cierto es que no consigue más que hacernos sacar conjeturas o ponernos a deducir el por qué de muchas conductas. No dejando de ser incoherentes con el nivel de inteligencia que le atribuye el guión mediante las valoraciones del resto de personajes. Critica-pelicula-de-padres-a-hijas-1
A nivel técnico no puedo aportar una valoración interesante puesto que es una película correcta. El buen montaje de la historia mediante flashbacks ayuda a seguir el guión saltando constantemente del pasado al presente de forma natural, sin generar dudas al espectador sobre en qué parte de la historia se encuentra.

Como digo a nivel técnico no encuentro aspectos reseñables y a nivel de guión -a mi parecer- nos ofrecen un trabajo mediocre, sesgado, sobredimensionado y mal justificado. Sin embargo y esto es lo que salva la película es un -como siempre- maravilloso, acertado y comedido Russell Crowe (que ya se nos va a hacer especialista en enfermedades mentales), una Amanda Seyfried en su mejor interpretación y el descubrimiento de una pequeña Kylie Rogers que nos deja con la boca abierta en cada escena, que consigue que amemos a su padre tanto como a ella, que nos encariñemos con el personaje en su infancia y que odiemos a los guionistas que lo mal documentan en su fase adulta.

En definitiva, es una buena película para ver sin pensar mucho -con perlas del tipo “los hombres pueden vivir sin amor, pero nosotras las mujeres no” a modo de conclusión de la historia-, solo para disfrutar de la interpretación.

Yo siempre fui una maga

Menudo gripazo tengo encima. Siempre tengo la mala suerte de que cuando llega un puente o vacaciones me pongo mala. Supongo que mi penoso sistema inmune va aguantando el tirón hasta que hay un momento de paz y entonces ZAS gripazo. Digo penoso sistema inmune porque desde octubre hasta febrero estoy constipada el 80% del tiempo pero además tengo tendencia a tener cistitis, en mayo me tuvieron que ingresar con una infección en el riñón…y así voy, siempre dando alegrías.  niña pensar sentir crear soñarAl menos los días estos de gripe que me quedo en casa con mi manta, mi batín, Epi y Blas me puedo dedicar un poco más a escribir. Ahora me ha dado por escribir cuentos para niños, me gusta porque es tan difícil como escribir para adultos (por aquello de adaptar el lenguaje a las edades) pero caben todas las locuras que tengas en la mente y yo otra cosa no…pero locuras…las que queráis. También me gusta porque me inspiro en anécdotas o amigos de la infancia. Mi infancia fue muy peliculera, era exactamente igual que ahora pero con unos cuantos años menos; siempre estaba creando…cuando no quería rodar una película escribía poemas y cuando no dibujaba…Me pasaba las horas de clase mirando a la nada e imaginando que era un directora de cine o una maga que estaba allí haciéndose pasar por una niña cualquiera para que no la mirasen raro. Mi profesor se daba cuenta, un día se plantó delante de mí en clase y me dijo mirándome muy serio «Vale que no me escuches pero si te vas a empanar en tus cosas al menos cierra la boca para disimular…» Ahí me di cuenta de que aunque yo creía que sí no pasaba desapercibida, era una maga, una directora de cine, una escritora, una pintora, una ganadora olímpica, una soñadora… y todavía, en días como hoy… lo sigo siendo.