La teoría del todo (o la película de Redmyne)

Ayer fue miércoles y para no variar me podíais haber encontrado en el Kinepolis de Alicante. Esta semana: La teoría del todo.

De teoría no tiene mucho, la verdad. Tenía grandes expectativas, lo reconozco. Adoro a Eddy Redmayne y reconozco que es lo mejor de la película junto a Felicity Jones. La verdad es que estoy un poco fría ahora mismo para escribir sobre ello. Lo he estado meditando y normalmente cuando veo una película tengo claro lo que pienso de ella. En este caso no.the-theory-of-everything-eddie-redmayne-felicity-jones2

Recorre la vida de la pareja desde que se conocen hasta que se separan. En los ojos de ella ves el amor y te identificas, la compadeces y la admiras. En él ves frustración, tristeza, lucha y esperanza. Ya está. Es un trabajo de esos dos actores.

El guión me parece flojo, insípido y con muchísimas lagunas.

El guión me parece flojo, insípido y con muchísimas lagunas. Dedican cinco minutos de la película a explicar por qué se va a morir en dos años y 0 segundos a explicar por qué no ha ocurrido así. No puede mover prácticamente ni los mofletes y le van saliendo hijos por generación espontánea (Durante 5 segundos hacen un chiste al respecto para que quede claro que la parálisis producida por la enfermedad no afecta al sistema nervioso parasimpático y lo resuelven con un “es que eso es automático”). Pero eso son lagunas circunstanciales e incluso salvables si tuvieras algo más en lo que fijarte durante la película.
imagesSi tienes ganas de comprender el trabajo de Hawking o ver a Eddie Redmayne explicándotelo en su lugar no vas a encontrar más que algún chiste al respecto. Supongo que se debe a que a los propios guionistas se les escapaba el tema, pero con los presupuestos que manejan no creo que hubiera costado mucho contratar a un físico que haga una aplicación didáctica para la película. Por otro lado ¿quién es Stephen Hawking? a pesar de ver la película no sé todavía ni qué tipo de persona es, ni cómo piensa, ni lo que pasa por su mente en la evolución de su enfermedad. Es un objeto en la pantalla que se va deteriorando y que te enternece por las circunstancias y porque a pesar de ellas conserva el humor y esos ojitos que además son de Redmayne.

La fotografía no me parece nada que no haya visto antes. La banda sonora tampoco; un tema central bien escogido y el resto ni lo recuerdo.
Esta película me parece la típica oscarizable por el dramón y la figura a la que trata de representar, pero no nos engañemos, seguimos sin saber nada de Hawking que no supiéramos y sin conocer a esa parejade la que solo nos muestran los aspectos buenos (y los que son un poco más tensos los dulcifican). Demasiado santos son todos en este film para que me lo crea.
Y si, ya sé que está basada en las memorias de ella y es muy difícil hablar de personas que siguen vivas de forma objetiva…Pero en consecuencia solo puedo decir que para mi gusto es la hermana mala de Una Mente Maravillosa.

¡Eso si…! ¡tiene una campaña de marketing que le asegura el taquillazo!

Birdman (la virtud del contraste)

Anoche, como casi todos los miércoles me encontré medio K.O después de una jornada laboral intensa y me dirigí directamente al que suele ser mi Spa mental, Kinepolis. Esta semana elegí Birdman.

Magistral. Para mí es la palabra que describe esta última obra de Iñárritu. Un falso plano secuencia en el que nos llevan constantemente de la risa a la estupefacción con un realismo mágico que te envuelve a lo largo de la historia. 105303.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx
Un actor que se debate entre si debería haber continuado haciendo cine comercial o dar el salto al teatro independiente con una obra que muestre su calidad interpretativa. Una crítica constante al efecto de las redes sociales para popularizar artistas que más que artistas son showmans cuya única habilidad es el exhibicionismo.

keatonEl elenco, por supuesto de Óscar. Los matices de Michael Keaton con un personaje al borde de la esquizofrenia que está amargado por el desarrollo de su carrera y que cree que en su declive puede dar el salto y equipararse a los grandes talentos de la historia. A la vez se repite una y otra vez lo que debió ser (como padre, como marido…) y que también perdió a cambio de venderse a lo comercial que ahora por un lado añora y por otro rechaza.
Edward Norton, que voy a decir yo de Edward Norton… La pantalla siempre se le quedará pequeña para mi. En su interpretación se mueve con maestría entre los matices ridículos y profundos al mismo tiempo, de su personaje.
Emma Stone, los ojos de la niña que se siente abandonada y traicionada por un padre que prefería la admiración al cariño de su familia. Que cree que la única manera de que lo amen en casa es a través de su éxito y que la ha llevado a la rehabilitación por consumo de drogas y un estado de ánimo decadente.stone

Pero no contentos con un buen guión y unos buenos actores nos plantan en la cara un montaje y una fotografía que rematan y ponen el diez al ritmo y la atmósfera de ese histórico teatro de Broadway en el que se mueven los personajes tres días antes del gran estreno de sus vidas.

Para mi, lo mejor: actores, dirección, montaje y fotografía.
Lo peor: la banda sonora (que para mi gusto desgasta algunos recursos) y un final que también creo flojo para el desarrollo de la película. Particularmente me sobra la última escena entera.

Big Hero6: para padres e hijos

Si Big Hero6 hubiera existido cuando yo tenía 8 años seguramente mi vida hubiera sido diferente.

big-hero-6-2
Esta es la nueva imagen de los empollones de disney

La última película de animación estrenada por Disney, que combina el estilo americano con el japonés ha superado con creces mis expectativas. Por supuesto, como casi todas las películas infantiles comienza con una historia dramática, que en este caso además, se refuerza con un suceso digno de dejar a un niño en un estado de catatonia (y a mí en una butaca buscando clínex). Pero a partir de ahí el desarrollo de la historia va in crescendo hasta volver a emocionarte no en una o dos ocasiones, en unas cuantas más.

Los personajes principales, un niño de 13 años y un robot bonachón creado para actuar como cuidador de enfermos, emprenden una aventura implicando a un grupo de empollones que en este caso son los más molones de la ciudad. Los animadores deciden cambiar el rol del listo de la clase convirtiéndolo en un personaje intrépido, divertido y admirable…y es que la ciencia no tiene por qué ser aburrida, todo lo contrario. Seguramente de haber visto esta película a la edad que todavía estaba forjando mis intereses hubiera elegido una profesión científica (y por supuesto me hubiera tenido que ir de España…pero no me voy a meter con los políticos ahora).

Una curiosidad: la escala que utiliza Baymax para evaluar la intensidad del dolor es la misma que empleamos los psicólogos en los tests de emociones para niños.
Una curiosidad: la escala que utiliza Beimax para evaluar la intensidad del dolor es la misma que empleamos los psicólogos en los tests de emociones para niños.

La película combina el humor, la genialidad, la creatividad, la ciencia, los valores, la psicología y la inteligencia emocional de un modo sublime y original. La calidad de la animación consigue que la expresividad de los personajes deje en jaque a los actores de carne y hueso y te lleve de la risa al llanto como si fueras una marioneta.

30179
Beimax es un perfecto Sancho Panza, en todos los sentidos.

Creo que sería muy positivo que los padres que puedan acudan al cine a verla con sus hijos. Y digo al cine porque así estarán colaborando en que estos grandes artistas de Pixar y Disney continúen creando personajes e historias que nos hagan vibrar y disfrutar como niños.

Magia a la luz de la luna

Anoche fui con dos amigos a ver la película Magia a la luz de la luna. Siempre he admirado a Woody Allen, tengo todas sus películas desde los inicios y sigo disfrutando de cada una de sus obras. La verdad es que siempre ha tenido altibajos. Tiene películas que me parecen obras maestras y películas que me confunden tanto que no sabría calificarlas. Los últimos años la verdad es que me parece que estamos viendo un Woody Allen algo más mediocre y mediatizado por los gustos del público.

Magia a la Luz de la luna es una película divertida, con un guión inteligente (como todos los de Woody Allen) que supera con creces a algunas sus más inmediatas predecesoras (como Vicky, Cristina, Barcelona o A Roma con amor). Habla de un mago de prestigio mundial (nunca mejor dicho lo de prestigio) que viaja al sur de Francia para desenmascarar a una espiritista que tiene encandilada a gran parte de la aristocracia. Descubrimos en el papel de la vidente, medium o lo que quiera que sea a una Emma Stone preciosa y acertada y en el papel de mago (o de Woody Allen) a un Colin Firth mucho más expresivo de lo habitual (que tampoco es mucho).

Lo mejor para mí de toda la película es, por un lado, siendo de Woody Allen, la banda sonora. Por otro la fotografía. Los planos, muy característicos del director (primeros planos cuando va a haber una sorpresa en la trama, enfatizando la interpretación del actor ante el giro de los acontecimientos, por ejemplo) ganan belleza con los escenarios que ha elegido y con la que para mí es la verdadera protagonista de la película: la luz.

MITML-H

La trama mantiene el ritmo durante los 90 minutos con el debate entre lo racional y lo mágico. Hace que te preguntes todo el tiempo si preferirías ser un feliz ignorante o un escéptico amargado. Ridiculiza, por supuesto, como siempre, a los crédulos, pero saca  los fantasmas de Allen sobre la felicidad y la muerte a través del papel protagonista,

“No quiero alcanzar la inmortalidad mediante mi trabajo sino simplemente no muriendo”. Woody allen.

Creo que merece la pena ir a ver la película. Pasas un buen rato y si sabes un poco de fotografía la verdad es que la disfrutas muchísimo. Eso sí, no esperes continuos golpes cómicos como en Scoop, Desmontando a Harry, Un final made in Holliwwod, Misterioso asesinato en Manhattan, Granujas de medio pelo…

Interstellar

¿De pequeño querías ser astronauta? Es muy posible que recuperes ese sueño después de ver Interestellar.

No me gusta demasiado en cine fantástico ni la ciencia ficción, soy de aficiones más humanas, lo reconozco, pero tengo que admitir que esta película me ha tocado el lado sensible. Con homenajes evidentes a 2001: Odisea en el Espacio, Ecuentros en la Tercera Fase o la más reciente Señales Christopher Nolan consigue presentarnos una película con personalidad propia.

A mí personalmente se me quedan muy lejos de la comprensión las teorías de colas de gusano o los libros de Stephen Hopkins, que en cierto modo son los protagonistas de la salvación de la humanidad según la historia que nos cuentan pero no es un impedimento para disfrutar de una película, no ya de teorías físicas o cientificofantásticas si no de una película esencialmente humana.

Para mí el verdadero protagonista del film es el instito de salvación o protección personal y de nuestros hijos en la lucha constante con el instito de supervivencia de la especie. Te hace plantearte esta cuestión en muchas ocasiones y conforme avanza la película te das cuenta de que tú mismo no sabrías que hacer en la situación y que no eres capaz de criminalizar la decisión de niguno de sus personajes. Creo que ese es uno de los grandes logros del guión de Interstellar.

Por otro lado haces un viaje de tres horas por el espacio de la mano de grandes actores como Matthew McConaughey, Anne Hathaway o Michael Caine, que son una apuesta segura por parte de Nolan.

Como digo, la película dura casi tres horas, sin embargo, gracias al equilibro entre la aventura y la psicología de los personajes puedes permanecer sentado e incluso serías capaz de dedicarle algo más de tiempo a ese final dificil de comprender para los que somos unos auténticos zoquetes para la física y obviamente para la cuántica. Eso sí que tengo que destacarlo como uno de sus pocos errores. Creo que el diálogo en ocasiones resulta complicado de comprender y eso algunos podemos perdonarlo o entretenernos intentando deducir algunas cosas pero estoy segura de que mi abuela se dormiría. También creo que hay escenas que hubieran sido fácilmente resumibles para ahorrar un tiempo con el que explicar mejor el final, que a mí no me quedan todavía claras algunas ideas.

Pero como digo me da igual, porque me lo pasé en grande y disfruté de unos personajes bien construídos, me debatí entre mis principios, la vida y la muerte y me volví a  casa pensando en aquellos valientes personajes de la historia que arriesgaron su vida por la ciencia y la humanidad. Abrazándome de noche a la almohada y admirando una vez más la grandeza de esos grandes, la medida humana de aquellos héroes que rozaron, rozan y rozarán lo imposible.