Qué buen caballero era…

Faltan apenas dos días (13 de abril, 11 horas) para que Alicante conmemore cuatro siglos sin

297890_246105865436289_1760727010_n (1)
Jose Luis Ferris

Cervantes con una exposición en la que he puesto mucho empeño, varios meses y todo el amor que quieran imaginar. Les hablo de “QUIJOTES DEL MUNDO. Colección de Adolfo Prado Sáez. Cuatro siglos sin Cervantes (1616-2016)”, Palacio Provincial –Diputación de Alicante–, del 13 de abril al 15 de mayo.

Como el propósito de este artículo es invitarles a que disfruten de esta muestra sobre el padre de la novela moderna y de El Quijote, no me resisto a soltar alguna prenda sobre el asunto y, cómo no, sobre su genial autor.

Debemos reconocer que Cervantes fue un tipo desafortunado. A una infancia revuelta, una juventud nómada, de aquí para allá, y una vida, en fin, cargada de frustraciones, castigos, batallas, oficios innobles y presidios, cabe añadir la minusvalía de su brazo izquierdo y ese escaso reconocimiento literario que le relegó al saco de la mediocridad, al puesto de escritor de segunda fila ninguneado por la fama. Pero hete aquí que en un momento dado, fecundo como pocos, don Miguel tuvo la ocurrencia y el acierto de escribir una obra sin argumento alguno, sin tramado novelesco, Miguel De Cervantessin asunto, sin el menor suspense; una obra incalificable en su época que, pese a todos los augurios, iba a ser considerada la primera novela de la historia, el canon de ese género que no tardaría en propagarse por Europa bajo la embaucadora influencia de Cervantes. El éxito que alcanzó la locura de Alonso Quijano nada más salir de la imprenta se asienta poderosamente en una razón de peso: El Quijote no está escrito con la imaginación sino con la memoria, con la experiencia, con la profunda y serena sabiduría de un hombre golpeado por la vida que, sin resentimientos ni amarguras, concibe su relato como un juego, un juego en el que todo cabe, incluso la aventura de un paranoico enloquecido por los libros que entrega su vida a un ideal sublime y se estrella contra la realidad porque los demás no cumplen, precisamente, las reglas del juego.

La acción de El Quijote se libra en el transcurso de un mismo año. La primera parte vio la luz en 1605, sin embargo, los hechos que se narran en la obra ocurrieron nueve años más tarde, en 1614; otra genialidad que me reservo comentar en próximas entregas, cuando hayan visitado la exposición y seamos más vasallos, si cabe, de Cervantes.

El oficio de escribir

297890_246105865436289_1760727010_n (1)
Jose Luis Ferris

Hace diez años –lo tengo anotado en mi agenda– leí en alguna parte que Gabriel García Márquez había dejado de escribir. La frase merecía un gran titular si no fuera tan dudosa como decepcionante. El autor de Cien años de soledad venía a afirmar que se le había secado la glándula de segregar ficciones. En aquel momento me sentí profundamente engañado y, de algún modo, García Márquez cayó para mí en la decrepitud y en el lodo. Que un escritor afirme con aviesa y provocadora intención que ha dejado de escribir es tan grave como decir que ha dejado de respirar. ¿Que no le convence el ejemplo? Pues allá usted, pero no exagero ni un ápice si parto de la idea de que un escritor, o lo es para siempre o no lo ha sido nunca. Un novelista no se jubila a los sesenta y cinco como cualquier funcionario porque su oficio no está sujeto a su voluntad. Si la literatura para él no es un mero entretenimiento sino la razón de ser de su vida, no puede hacer con ella lo que le venga en gana. Un escritor verdadero, es decir, un tipo que se la juega en cada libro que pasa por su alma y por sus manos, que pone las tripas en ello, que sufre y que goza con cada frase, con cada palabra, no puede decir adiós muy buenas y a vivir de las rentas del engaño. Quiero creer que lo de García Márquez fue un puro calentón, una salida de tono inspirada por esa falta de inspiración que de vez en cuando se ceba con el mejor novelista. Quiero pensar que, muchos años después de recibir el premio Nobel, Gabo no se rajó como un vulgar perdedor o como un miserable triunfador apoltronado en el éxito al que se la sudan ya los buenos relatos y las ficciones verdaderas. Un escritor se muere en la brega, envuelto en los mismos tormentos y las mismas pasiones que le empujaron irremediablemente a escribir, en la misma soledad y el mismo vértice insalvable, pero nunca abandona este mundo desde la reserva o el retiro voluntario, como los coroneles melancólicos, arropado por la gloria de su gran mentira.

Miguel Hernández 74 años de su muerte

No es bueno olvidar. Nunca hay que olvidar.

297890_246105865436289_1760727010_n (1)
Por Jose Luis Ferris

A las 5’30 horas de la mañana del día 28 de marzo de 1942, según consta en el parte extendido por el jefe de los Servicios Médicos del reformatorio de adultos de Alicante, falleció «el recluso hospitalizado en esta Enfermería, Miguel Hernández Gilabert, a consecuencia de Fimia pulmonar según el médico auxiliar recluso. Ha recibido los Auxilios Espirituales».

Era sábado, víspera de domingo de Ramos. Aquel amanecer fue aprovechado por los más íntimos amigos de Miguel para poner a salvo los poemas y escritos que el poeta conservaba entre sus objetos personales. Tenía los ojos abiertos como dos piedras azules. Quienes le amortajaron, quienes vieron su rostro sin vida aseguran que quedaron conmovidos por aquella mirada firme, por aquellos ojos abiertos, como fijos en la nada, que nadie, lograrían cerrar.

El cuerpo del poeta fue conducido hasta el patio de la prisión, donde a media tarde, formada la población reclusa en perfecto duelo, la Dirección del establecimiento permitió que los presos desfilaran ante el poeta muerto y que la banda del reformatorio  interpretase la Marcha fúnebre de Chopin. El humilde ataúd fue sacado a hombros por Antonio Ramón Cuenca, Luis Fabregat, Ambrosio, Monera y Ramón Pérez Álvarez hasta el exterior del recinto, donde fue entregado a la empresa de pompas fúnebres y a la familia de Miguel. Allí esperaba un modesto coche de caballos y seis personas: Elvira y Vicente Hernández, hermanos del poeta, Consuelo (una vecina de aquélla), Miguel Abad Miró, Ricardo Fuente y la esposa de Miguel. «El largo camino al cementerio era de bancales a un lado y a otro. Los campesinos, en el barbecho, se incorporaban apoyándose en los riñones quitándose el sombrero. Muchos de ellos se quedaban largo rato mirando el cortejo fúnebre». Llegados a este lugar, al camposanto alicantino de Nuestra Señora de los Remedios, el cuerpo del poeta debía esperar hasta el día siguiente, domingo 29 de marzo, para darle sepultura.

Al parecer, Josefina pidió quedarse junto al cuerpo de su esposo para velarlo toda la noche, pero las autoridades se lo impidieron. Las razones se supieron después: era precisamente por las noches cuando traían al cementerio a presos y a gente que fusilaban junto a las tapias de este recinto, y no querían testigos de aquella sangría.
Fue a la mañana siguiente cuando se le dio sepultura en el nicho 1.009. El pintor Abad Miró relata, con sentida dureza, que él y Ricardo Fuente, antes de introducir el ataúd en el hosco agujero, decidieron “abrir la caja porque no sabíamos si estaba desnudo, si estaba vestido, porque nos lo entregaron cerrado en un féretro… me encontré con esa cosa que aún me obsesiona: el cadáver de Miguel era una especie de ninot de falla, tan flaco, tan extremadamente flaco y con los ojos abiertos…”

Con los ojos abiertos, Miguel, unos ojos que se apagaron para siempre en aquella última prisión de Alicante; unos ojos que dejaron de mirar, según el parte médico, porque una tuberculosis minó su vida. Pero la verdad la sabemos muy bien: Miguel murió de olvido, de desidia, de venganza…, murió por no vender su alma al diablo del fascismo, por no comulgar con ruedas de tiranos, por no renunciar a la verdad…
La realidad, en toda su extensión, se ajusta únicamente a la soledad de un hombre que supo esperar, hasta el último momento, la gran promesa que fue para él la vida; una criatura atravesada por un rotundo amor hacia las cosas que vio con entera amargura cómo se vulneraban cada uno de sus sueños; un hombre generoso que no recibió mayor pago que la inclemente maza del desamor y la impiedad.

Era el año de 1942. Era un 29 de marzo que ninguno de vosotros ha querido o ha sabido olvidar. Los poetas mueren pero dejan una senda abierta para que los hombres, las mujeres, la humanidad entera la recorra. Vosotros habéis andado, moral y físicamente esa senda, y el poeta lo sabe desde ese lugar donde su amante cuerpo sueña y yace.
Han pasado 74 años de cárceles y cárceles para olvidar y no olvidar.

lustración: Boceto de Max Hierro para el libro «Mi primer libro sobre Miguel Hernández»

image

EL SUEÑO DE WHITMAN

Autor: JOSE LUIS FERRIS.

Editorial:  FUNDACION JOSE MANUEL LARA

Premio Málaga de Novela 2009

aviles2 (1)
Reseña de Manuel Avilés

Lo primero que tengo que decir sobre esta novela – que llegó a mis manos desde las de Kate Beckett, fundadora y líder de este blog- es que no es posible comprarla, no es posible leerla, salvo que encuentres a alguien que la tenga y te la deje o la localizaces por medio de ese ingenio diabólico que es internet, lo cual es una pena dadas las características de la obra.

Nos encontramos – nada hace presagiarlo, ni el título ni la portada- ante una novela histórica sobre la guerra y la postguerra españolas. Novela histórica y apasionante en el pleno sentido de la expresión.

El autor recurre al socorrido – y no por ellos menos utilizado dada su eficacia- “encuentro en un armario de un manuscrito que nos descubre una historia conmovedora”.

imagesComo digo, es una novela histórica y es una apasionada novela de amor, de odios, de pasiones encontradas y de todos esos hechos que la guerra propicia: traiciones, venganzas, disfraz de disidencia política para lo que no es sino odio personal por uno u otro motivo. Al modo de la Inquisición – otra guerra civil pintada con motivaciones religiosas- en la que los odios, las inquinas y las “cuentas” personales propiciaban denuncias por “ser judaizante”, por conductas heréticas o por mil y una causas que daban con el denunciado en la hoguera sin remisión. En el caso de la contienda fratricida española, daban con el denunciado en el paredón y con sus despojos arrojados en cualquier cuneta. Los hombres siempre matan y se matan por lo mismo: por el dinero, por el poder, por las mujeres… Las pasiones básicas que empujan a la locura son siempre idénticas.

El sueño de Whitman, magistralmente escrita por José Luis Ferris, desgrana de forma espléndida las historias encontradas de varios personajes que son desgraciados inevitablemente con el fondo permanente de la guerra civil. Nos situamos en el norte de Africa – Tánger, Larache….- en el inicio del golpe de Estado. Un capitán desalmado, ave de rapiña sin conciencia, un pobre brigada víctima de quien creía su amigo, una mujer fiel a su marido pero de una belleza turbadora que acabó perdiéndola…

El autor se mueve con soltura entre los personajes que ha creado y arma una novela llena de intriga y de tensión, llena de inmejorables descripciones de las pasiones humanas que tanto nos igualan a todos: el hombre es capaz de hacer lo que no es capaz ni de imaginar.

A vivir por si son dos días

10603497_1650193828559026_2186331403817748373_n
El diario de Kate

Por Kate B

#DiariodeKate

Es evidente que los años pasan. La última demostración nos vino hace apenas cinco días de manera estruendosa. Es imposible no ser consciente del paso del tiempo cuando cada vuelta al sol supone una fiesta mundial, fiesta que muchos -como aquí servidora- tratan de minimizar y pasar por alto en la medida de lo posible. Pero la realidad está ahí, y es que con el paso del tiempo, además de aprender y madurar…nos hacemos viejos. Los retos de año nuevo empiezan a cambiar -aquí cada uno que reflexione sobre lo que se proponía hace diez años y lo que se propone ahora- y lo cierto es que al final, y casi que afortunadamente, nos damos cuenta de que ya no somos los mismos.

Como la vida cambia, las personas cambian y sus proyectos cambian; se adaptan a una nueva realidad -ni mejor ni peor- que exige que esté a la altura de las circunstancias, y para nuestra sorpresa lo estamos, aunque  veces tengamos la sensación -y me vais a permitir hacer un símil propio de mi generación- de que de pronto ha ha habido un error de programación en el juego, te has saltado varios niveles y has aparecido en una pantalla que exige un dominio y una habilidad para la que todavía no estás entrenado. Pero no te mata, ojo, porque en el fondo, la mayoría de veces es más nuestra falta de confianza en nosotros que nuestra capacidad real de superación, que llevada al límite, se impone.

Quiero daros la enhorabuena a todos los que habéis superado un año más, con sus altos y sus bajos, sus pérdidas, sus decepciones y sus éxitos. A los que habéis cambiado actitudes para mejor o para peor, porque os habéis adaptado, y si no de la manera correcta ya volveréis a cambiar. Lo importante es seguir evolucionando.

Como este blog forma parte de mí y los que me seguís habéis visto que lo mío en 2015 ha sido de adaptarse o morir también va a sufrir cambios de cara a este nuevo año. Ayer estrenamos la sección de coaching de @AntonioTomasio. Con esta reabrimos los martes el blog de Kate, cada miércoles una crítica literaria, los jueves los relatos y los viernes nuestra sección de cine. Son varios los colaboradores que se han ofrecido a participar en esta página y para mí un orgullo contar con grandes y reconocidos autores como Javier Moro, José Luis Ferris, Manuel Avilés, Casaseca o Antonio Tomasio. 

Mi reto para este nuevo año es que nuestra página – Desmontando a Kate- sea un granito de arena más para la evolución personal de la que arriba hablamos, que se convierta en una referencia para vosotros y nos ayudéis a que llegue a muchas más personas. Que sigáis a mi lado y os mantengáis como la motivación principal por la que escribo.

Para terminar, la frase con la que me he criado y que decía mi querido Antonio Figueroba -que se aplicó y que repitió hasta que cerró los ojos definitivamente y en paz el pasado 15 de abril- : A VIVIR POR SI SON DOS DIAS.