Film d´art: ¿evolución o estancamiento del cine?

Por Joaquín Juan

El film d’art corresponde a una etapa muy determinada en los orígenes del cine, y, si bien no supone ningún avance desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico, sí sirvió, en cierto modo, para conectar el cine con el teatro y buscar nuevos públicos. En 1907, el cine ya se había convertido en una auténtica industria en Francia, pero había llegado a un agotamiento de fórmulas y, sobre todo, de público. El cine seguía siendo prácticamente un espectáculo de barraca de feria destinado a las clases populares, mientras que la burguesía y las clases altas lo contemplaban, acaso con curiosidad, pero con una actitud de desprecio. Una de las causas de ese desprecio era precisamente la duración de las películas, demasiado breves.

En este caldo de cultivo apareció una nueva sociedad cinematográfica, creada por los hermanos Lafitte en 1908, que se llamaba Film d’Art y a cuyo frente habían puesto a dos hombres provenientes del teatro: André Calmettes y Charles Le Bargy. A pesar de las similitudes que pudiera haber entre el cine y el teatro, la verdad es que no había habido ningún tipo de permeabilidad entre ambas artes hasta este momento. En principio, esta nueva compañía iba a llevar al cine piezas teatrales, y para ello contrataron a dramaturgos y a actores procedentes del teatro. También emplearon a escenógrafos y a músicos. Lo más interesante del Film d’Art es que se decantó por temas exclusivamente literarios. De lo que se trataba, a fin de cuentas, era de atraer a un público burgués que, hasta este momento, no había acudido masivamente al cine, entre otras cosas, por los ambientes en los que se exhibían las películas. Uno de los mayores logros del Film d’Art fue precisamente ampliar la duración de las películas hasta más de dos horas de metraje y realizar las primeras superproducciones del cine.

El éxito de El asesinato del Duque de Guisa (1908), de André Calmettes y Charles Le Bargy, una de las obras inaugurales del Film d’Art, logró que la fórmula se exportara a otros países, e incluso Gaumont, una de las grandes productoras francesas, creó una división llamada Le Film Esthétique. La actriz más famosa de este tipo de cine fue Sara Bernhardt, que procedía del mundo del teatro. Ese fue precisamente el principal mérito del Film d’Art, estrechar las relaciones entre el cine y el teatro, por un lado, y aportar un buen nivel actoral al cine, por otro, si bien los actores y actrices debieron acomodarse y adaptarse a las exigencias del nuevo medio.

El Film d’Art, sin embargo, no proponía ninguna mejora técnica y se había despreocupado por entero de la sintaxis del lenguaje cinematográfico. Era poco más que teatro filmado, dado que la cámara permanecía inmóvil frente a una escenografía típicamente teatral, con lo que la fórmula se agotó tempranamente, hacia 1912. De todas maneras, el Film d’Art había servido para subrayar dos constantes que, a partir de entonces, no iban a abandonar al cine: sus relaciones amor/odio con la literatura y la importancia de los actores, convertidos ya en estrellas, algo que, en cierto modo, anunciaba lo que luego sería el star‑system.

 

A vivir por si son dos días

10603497_1650193828559026_2186331403817748373_n
El diario de Kate

Por Kate B

#DiariodeKate

Es evidente que los años pasan. La última demostración nos vino hace apenas cinco días de manera estruendosa. Es imposible no ser consciente del paso del tiempo cuando cada vuelta al sol supone una fiesta mundial, fiesta que muchos -como aquí servidora- tratan de minimizar y pasar por alto en la medida de lo posible. Pero la realidad está ahí, y es que con el paso del tiempo, además de aprender y madurar…nos hacemos viejos. Los retos de año nuevo empiezan a cambiar -aquí cada uno que reflexione sobre lo que se proponía hace diez años y lo que se propone ahora- y lo cierto es que al final, y casi que afortunadamente, nos damos cuenta de que ya no somos los mismos.

Como la vida cambia, las personas cambian y sus proyectos cambian; se adaptan a una nueva realidad -ni mejor ni peor- que exige que esté a la altura de las circunstancias, y para nuestra sorpresa lo estamos, aunque  veces tengamos la sensación -y me vais a permitir hacer un símil propio de mi generación- de que de pronto ha ha habido un error de programación en el juego, te has saltado varios niveles y has aparecido en una pantalla que exige un dominio y una habilidad para la que todavía no estás entrenado. Pero no te mata, ojo, porque en el fondo, la mayoría de veces es más nuestra falta de confianza en nosotros que nuestra capacidad real de superación, que llevada al límite, se impone.

Quiero daros la enhorabuena a todos los que habéis superado un año más, con sus altos y sus bajos, sus pérdidas, sus decepciones y sus éxitos. A los que habéis cambiado actitudes para mejor o para peor, porque os habéis adaptado, y si no de la manera correcta ya volveréis a cambiar. Lo importante es seguir evolucionando.

Como este blog forma parte de mí y los que me seguís habéis visto que lo mío en 2015 ha sido de adaptarse o morir también va a sufrir cambios de cara a este nuevo año. Ayer estrenamos la sección de coaching de @AntonioTomasio. Con esta reabrimos los martes el blog de Kate, cada miércoles una crítica literaria, los jueves los relatos y los viernes nuestra sección de cine. Son varios los colaboradores que se han ofrecido a participar en esta página y para mí un orgullo contar con grandes y reconocidos autores como Javier Moro, José Luis Ferris, Manuel Avilés, Casaseca o Antonio Tomasio. 

Mi reto para este nuevo año es que nuestra página – Desmontando a Kate- sea un granito de arena más para la evolución personal de la que arriba hablamos, que se convierta en una referencia para vosotros y nos ayudéis a que llegue a muchas más personas. Que sigáis a mi lado y os mantengáis como la motivación principal por la que escribo.

Para terminar, la frase con la que me he criado y que decía mi querido Antonio Figueroba -que se aplicó y que repitió hasta que cerró los ojos definitivamente y en paz el pasado 15 de abril- : A VIVIR POR SI SON DOS DIAS.