Empieza el ciclo Encuentros con Autor

Ayer, 5 de abril de 2018, comenzó la tercera edición del ciclo literario Encuentros con Autor.A que promueve la Concejalía de Cultura de Orihuela. Este año, la licitación del ciclo la ha obtenido la empresa Globoplay S.L, un gran equipo que me ha concedido el honor de colaborar en esta actividad gestionando la contratación y desplazamiento de los autores.

cartelComo digo, ayer dio comienzo el ciclo con un nombre que jamás deja indiferente a ningún lector, Luis Landero. Con él visitamos la Casa Museo de Miguel Hernández, el archivo histórico y el paso de La Diablesa. Luego, en una estupenda sala recién renovada de la Biblioteca María Moliner, una treintena de personas disfrutó de una preciosa exposición de Landero sobre el oficio de escribir.

Aquí os dejo algunas imágenes del evento y tres frases preciosas que el autor dijo, seguramente sin darse cuenta, con la naturalidad que caracteriza a los grandes.

«El oficio del escritor es convertir en magicas las palabras humildes y en hacer interesantes a los personajes vulgares»

«Todo está lleno de belleza si lo miramos con intensidad»

«No pude ver las maravillas de mi infancia hasta que la memoria me las devolvió en forma de poesía»

Luis Landero

#ElSaborDeLasPalabras | Juan Eslava Galán

Hace un par de semanas contamos con una visita de lujo. Juan Eslava Galán formó parte de nuestro ciclo de cenas literarias #ElSaborDeLasPalabras. Como sabéis,  Eslava es uno de los autores más prolíficos que hay en nuestro país (publica una media de dos libros año). Lo cierto es que personalmente solo habíamos hablado en una ocasión, en la gala del Premio Azorín del pasado mes de marzo, pero no tardó nada en aceptar la propuesta de nuestra cena mensual.
A veces conoces a alguien que te hace dar una vuelta de tuerca a viejas ideas. Juan nos estuvo hablando de cómo se construye una novela, de qué hace falta para documentar una historia y de qué tipos de escritores hay. A mí me consiguió despertar ese impulso dormido de la escritura y desempolvar una historia que, si todo sale bien, verá la luz en unos meses, sea por un medio u otro.
Os voy a dejar aquí el vídeo resumen de su visita, como hacemos con todos los autores de este ciclo. Pero os voy a dejar una pregunta a los que escribís normalmente: ¿sois escritores brújula o escritores mapa?

Nos vemos pronto

Mitos

Por Eduardo Boix

Cuando tenia trece, catorce o quince años soñaba con ser escritor y veía este oficio con cierto halo de misterio y misticismo. Lo sentía inalcanzable y a sus autores dioses de un Olimpo de letras y tinta. Magnificaba a los escritores, eran algo grande, como seres de otro planeta. Personas ajenas totalmente a mi día a día, a mi entorno y a todos los personajes que circulaban por mi barrio. Eran los sueños de un niño de barrio, de un barrio obrero situado en la periferia de la periferia, un lugar lejano a todo y todos.

Recuerdo el día que quedé a tomar una cerveza con uno de mis mitos, Mariano Sánchez Soler. Yo necesitaba consejos para adentrarme en una novela negra, muy negra y criminal como pocas, él accedió gustosamente a charlar conmigo. Diseccionó mi historia e hizo un recorrido por literatura y cine a la que debería echar un ojo. Fue tan cercano, tan afable, tan cariñoso que me fuí encantado aquella mañana. No se me cayó un mito, se reforzó mi visión de él, tan solo que humanicé su figura. Mariano Sánchez Soler es uno de los grandes de la novela negra de este país. No solo es un escritor de este tipo de literatura además es ensayista, guionista y un poeta con una profundidad insólita en pleno siglo XXI. Podríamos decir que Sánchez Soler es un ser poliédrico, con una sensibilidad muy pronunciada. Además de su parte creativa, ha sido uno de los mayores cronistas políticos y del género negro del país y de su transición.

Hoy me siento dichoso, aquellos mitos con los que soñaba conocer son mis amigos. Mariano es una persona generosa y cariñosa. Da gusto estar con él y compartir confidencias y bromas. Un placer estar rodeado de mitos, hombres o gentes con la profundidad de Sánchez Soler. El mito hecho carne, el hombre y su alma. El amigo.

Entrevista a Javier Moro

Por Eduardo Boix y Marina Vicente

El escritor que conquistó al mundo con Pasión India llega hoy a la Feria del Libro de Alicante con su última novela A flor de Piel.

¿Usted es ante todo un aventurero?

No soy un aventurero, soy escritor. Lo que pasa es que muchas de mis historias ocurren en países lejanos, o en entornos exóticos.  

«Viajó durante tres años por la Amazonia en avioneta, canoa, autorcar e incluso a pie para reconstruir la historia de Chico Mendes, un humilde cauchero que se convirtió en símbolo internacional de la defensa del medio ambiente» ¿Cual fue el germen de esta historia?

Había estudiado antropología e historia en la universidad, y varias de mis asignaturas tenían que ver con America latina. Cuando asesinaron a Chico Mendes, quise ir a conocer de primera mano lo que su lucha había significado y me encontré con un mundo desconocido, el de los seringueiros, los recolectores de caucho que habían sido olvidados en la selva del Amazonas después de que fuesen llamados a colaborar con el esfuerzo de la segunda guerra mundial. Era una historia prácticamente desconocida, y me lanzo de lleno.

Se ha dedicado al mundo audiovisual ¿Tiene algún proyecto entre manos?

Javier_Moro_copy_Elena_Blanco_1_thumb_700-e1441900982932Durante varios años, me dediqué al cine, y acabé trabajando en la producción y en la escritura de Crónica del Alba, la primera obra de Ramón J. Sender que se llevaba a la pantalla. Pero la verdad es que no me gusta trabajar en el cine porque rara vez se tiene el control de lo que uno hace. La literatura, escribir tu propio libro, te permite ser dueño de tu tiempo y de tu trabajo. Cuando dejé el cine para dedicarme a escribir mis libros, me daba la impresión de que abrazaba la libertad.

En su obra pesa el continente asiático ¿Cuál es su lugar preferido del mundo?

Sin duda es la India. Es un mundo dentro del mundo. Un mundo rico en historias, inacabable, inabarcable casi diría. 

En su ultima obra «A flor de piel» trata de la epopeya de Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, que incorpora los últimos descubrimientos sobre el personaje histórico de Isabel Zendal, la enfermera que acompañó a los niños que formaron parte de aquella gesta, considerada como ‘una de las mayores empresas humanitarias de la historia’ ¿Qué le llevo a esta historia y no a otra?

Nunca se sabe muy bien que te lleva a una historia. Es como la atracción por una persona ¿porque esa y no otra? Hay algo misterioso en ello, que tiene que ver con el misterio de la creación artística. El caso es que esa historia espoleó mi curiosidad, quise saber como semejante aventura había sido posible, quise conocer a esos personajes, quise dar vida a los protagonistas de una hazaña tan increíble y exitosa. Al contar esa historia, me daba la impresión de que no solo contaba una buena historia, sino que tambien rescataba a unos heroes del olvido. 

El amor a la humanidad es parte de su obra, sus libros siempre tratan de personas enamorados a la vida ¿Qué tienen de usted sus libros?

Todos los libros tienen mucho de los autores que los han escrito. la propia personalidad del autor da forma a una historia, y contenido. Son casi inseparables. 

¿Tiene algún ritual a la hora de escribir? ¿Cumple horarios?

Necesito seguir un horario estricto porque sino encuentro cualquier excusa para no tener que enfrentarme a las paginas en blanco. Escribir novela es un ejercicio de concentración intensa en un periodo dilatado de tiempo, de modo que no hay que desperdiciar fuerzas. Lo importante, a la hora de ponerse a escribir, es la autodisciplina. 

¿Tiene algún libro en mente? ¿Al menos una zona del mundo en la que esté buscando una historia?

Todavia no, preferia darme un tiempo antes de embarcarme en otra historia. No me importaría repetir sobre la India.

¿No le interesan las historias de ficción?

Si, siempre que estén basadas en historias reales. Si me suena a ‘fabricado’, no me gusta.

¿Por qué ha decidido participar en la Feria del Libro de Alicante?

Porque pienso que este año la Feria será mas importante que otros años y porque Alicante es un territorio amigo para mi (viví en Finestrat muchos años). Además, el protagonista de mi novela A flor de piel, el Dr Balmis, era oriundo de Alicante y en el libro hablo un poco de como era la ciudad en aquel entonces.

A LAS CINCO DE LA TARDE

eduardo Boix
Por Eduardo Boix

No soy un funcionario del Ministerio del tiempo, pero a veces, me veo en una obligación mas moral que laboral, de sacar a la luz a personajes que fueron claves en ciertos momentos de la historia. Existe un torero que parece más una leyenda que un diestro común. Ignacio Sánchez Mejías, fue torero y escritor, tal vez sea una de las figuras destacadas de aquella famosa generación del 27, y posiblemente aquella unión de poetas no existiría sin su presencia. Poca gente sabe que ejerció de mecenas y consejero de la mayoría de aquellos entusiastas poetas, y se desconoce o no se quiere acabar de reconocer, que fue el verdadero motor de aquel homenaje a Góngora del 17 de diciembre de 1927.

Hoy dia que el toreo está tan cuestionado y los toreros se las dan de artistas, la sombra de Ignacio Sánchez Mejías sobrevuela sobre la mente de tantos. Posiblemente, Sánchez Mejías fue el impulsor de la obra artística de la mayoría de poetas reunidos en aquel homenaje y muy probablemente, aquella generación no se hubiese unido si él no hubiese realizado aquel acto. Además su muerte fue la inspiración para el célebre poema de Lorca Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.

El 11 de agosto de 1934 reapareció en la plaza de Manzanares (Ciudad real), donde encontró la muerte por el pitón de un toro de nombre Granaíno. El mito dice que harto de ver mundo, buscó la muerte como si de una tragedia griega se tratase. Harto de escribir, ser rapsoda, dar conferencias en Nueva York, de ser presidente del Betis o de la Cruz Roja de Sevilla. Estaba harto de su mundo o del mundo, su muerte pudo ser la señal de lo que vendría dos años después. Quiso ser leyenda.
Murió como él soñaba morir, no concebía otro final más que ese. Con sangre y arena. En un ruedo, a las cinco de la tarde.