LA JUVENTUD –YOUTH- (2015)

Por Luis López Belda

LA GRAN BELLEZA DE LA VEJEZ, LA FRUSTRACION Y LA REDENCION

Calificación: 3,5/5

Paolo Sorrentino, el director de ese placer estético llamado La gran belleza mantiene el pulso en su nuevo film y, conservando el alto nivel de éxtasis visual, se adentra en senderos narrativos bastante diferentes pero complementarios con los de su anterior e inolvidable obra. Si en aquel film ganador del Oscar reflexionaba sobre la decadencia de la ciudad eterna y, por extensión, de toda una cultura y una forma de ver la vida esencialmente mediterránea, aquí su foco de interés es bien diferente. Su bisturí nada indoloro con el alma se centra en tipos anglosajones y las preocupaciones discurren por los terrenos de la decrepitud, la frustración, las oportunidades perdidas, la redención, la dificultad de conciliación de carrera profesional y vida personal, el perdón, la reconciliación con los errores del pasado, la inevitable desconexión con el progreso imparable que se lleva por delante la educación sentimental y la cultura popular de generaciones enteras…

Youth-1-e1432217131429Esta amplitud de temas e inquietudes lleva obviamente a la dispersión y a la ambición desmedida y, por tanto, los detractores del italiano tienen espacio de sobra para defenestrarlo. No sólo se le puede achacar un exceso de ambición sino también algunos pueden ver toneladas de pedantería. Si no se entra en la propuesta del director italiano más destacable del cine actual, el film puede resultar aburrido, hueco y pedante. Sin embargo, y en mi caso, disfrute enormemente de la propuesta por su riesgo, su belleza, su nulo temor a tratar temas incomodos sobre las relaciones personales y sentimentales.

De esta manera Sorrentino me atrapó desde el primer minuto gracias también a un perfecto ritmo interno coherente con lo que se está contando, unas prodigiosas interpretaciones (recomendable verla en versión original) y un inteligente uso del lenguaje cinematográfico. Sólo algunos bajones de ritmo y ciertas escenas prescindibles alejan al film de la excelencia.

FICHA ARTISTICA Y SINOPSIS

Italia-Suiza-Francia-Reino Unido, 2015.- 121 minutos.- Director: Paolo Sorrentino.- Intérpretes: Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano, Jane Fonda, Tom Lipinski, Poppy Corby-Tuech, Madalina Diana Ghenea.- DRAMA.- Fred Ballinger, un gran director de orquesta, pasa unas vacaciones en un hotel de los Alpes con su hija Lena y su amigo Mick, un director de cine al que le cuesta acabar su última película. Fred hace tiempo que ha renunciado a su carrera musical, pero hay alguien que quiere que vuelva a trabajar; desde Londres llega un emisario de la reina Isabel, que debe convencerlo para dirigir un concierto en el Palacio de Buckingham, con motivo del cumpleaños del príncipe Felipe.

De Padres a hijas

2 de 5*

Estreno 1 enero 2016 (1h56min)
Director Gabriele Muccino
Con Russell Crowe, Amanda Seyfried, Aaron Paul más
Género Drama
País EE.UU.

La vida como siempre llevándonos al límite. La historia que nos presenta Gabriele Muccino es la de un escritor reconocido y ganador del Premio Pulitzer, casado y con una hija, que durante una discusión conyugal en el coche sufre un accidente en el que queda viudo y con terribles consecuencias neuropsicológicas. Ante la situación debe hacerse cargo de su hija y luchar con sus cuñados -de mucho dinero y dudosa moral- por mantener la custodia.

El guión, en el plano familiar, está compuesto por un topicazo tras otro e intenta marcar la diferencia mostrándonos las consecuencias a largo plazo de la situación que vive la niña en su infancia. Pero lo cierto es que no consigue más que hacernos sacar conjeturas o ponernos a deducir el por qué de muchas conductas. No dejando de ser incoherentes con el nivel de inteligencia que le atribuye el guión mediante las valoraciones del resto de personajes. Critica-pelicula-de-padres-a-hijas-1
A nivel técnico no puedo aportar una valoración interesante puesto que es una película correcta. El buen montaje de la historia mediante flashbacks ayuda a seguir el guión saltando constantemente del pasado al presente de forma natural, sin generar dudas al espectador sobre en qué parte de la historia se encuentra.

Como digo a nivel técnico no encuentro aspectos reseñables y a nivel de guión -a mi parecer- nos ofrecen un trabajo mediocre, sesgado, sobredimensionado y mal justificado. Sin embargo y esto es lo que salva la película es un -como siempre- maravilloso, acertado y comedido Russell Crowe (que ya se nos va a hacer especialista en enfermedades mentales), una Amanda Seyfried en su mejor interpretación y el descubrimiento de una pequeña Kylie Rogers que nos deja con la boca abierta en cada escena, que consigue que amemos a su padre tanto como a ella, que nos encariñemos con el personaje en su infancia y que odiemos a los guionistas que lo mal documentan en su fase adulta.

En definitiva, es una buena película para ver sin pensar mucho -con perlas del tipo “los hombres pueden vivir sin amor, pero nosotras las mujeres no” a modo de conclusión de la historia-, solo para disfrutar de la interpretación.

Birdman (la virtud del contraste)

Anoche, como casi todos los miércoles me encontré medio K.O después de una jornada laboral intensa y me dirigí directamente al que suele ser mi Spa mental, Kinepolis. Esta semana elegí Birdman.

Magistral. Para mí es la palabra que describe esta última obra de Iñárritu. Un falso plano secuencia en el que nos llevan constantemente de la risa a la estupefacción con un realismo mágico que te envuelve a lo largo de la historia. 105303.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx
Un actor que se debate entre si debería haber continuado haciendo cine comercial o dar el salto al teatro independiente con una obra que muestre su calidad interpretativa. Una crítica constante al efecto de las redes sociales para popularizar artistas que más que artistas son showmans cuya única habilidad es el exhibicionismo.

keatonEl elenco, por supuesto de Óscar. Los matices de Michael Keaton con un personaje al borde de la esquizofrenia que está amargado por el desarrollo de su carrera y que cree que en su declive puede dar el salto y equipararse a los grandes talentos de la historia. A la vez se repite una y otra vez lo que debió ser (como padre, como marido…) y que también perdió a cambio de venderse a lo comercial que ahora por un lado añora y por otro rechaza.
Edward Norton, que voy a decir yo de Edward Norton… La pantalla siempre se le quedará pequeña para mi. En su interpretación se mueve con maestría entre los matices ridículos y profundos al mismo tiempo, de su personaje.
Emma Stone, los ojos de la niña que se siente abandonada y traicionada por un padre que prefería la admiración al cariño de su familia. Que cree que la única manera de que lo amen en casa es a través de su éxito y que la ha llevado a la rehabilitación por consumo de drogas y un estado de ánimo decadente.stone

Pero no contentos con un buen guión y unos buenos actores nos plantan en la cara un montaje y una fotografía que rematan y ponen el diez al ritmo y la atmósfera de ese histórico teatro de Broadway en el que se mueven los personajes tres días antes del gran estreno de sus vidas.

Para mi, lo mejor: actores, dirección, montaje y fotografía.
Lo peor: la banda sonora (que para mi gusto desgasta algunos recursos) y un final que también creo flojo para el desarrollo de la película. Particularmente me sobra la última escena entera.