Encuentro con Juan Eslava Galán

Encuentro con Juan Eslava Galán

Los amigos de Juan Eslava Galán, desde Arturo Pérez-Reverte a Ángeles Caso, Carlos Pujol o Rafael de Cózar coinciden, al hablar de Juan Eslava, en dos adjetivos: talento y generosidad. 

Y es que, Juan Eslava Galán es un novelista de raza, un delicioso contador de historias, un profesional del relato, un tipo que vive inventando historias (…) Pero además, Juan es un narrador instintivo, un narrador nato, un narrador que no concibe su vida sin el pedaleo diario de escribir. Y cuando la bici se descompone ya de vieja y desvencijada (cuando da por terminada una de sus novelas), se monta inmediatamente en otra, y pedalea de nuevo hacia otros paisajes y otras caminos a la velocidad y el ritmo que le pida la narración que acaba de empezar. 

Arturo Pérez-Reverte contó no hace mucho cómo conoció a Juan Eslava. Fue a través de la lectura de En busca del unicornio (hagan memoria, premio Planeta de 1987). “Leí En busca del unicornio –decía Arturo– y me quedé fascinado”. A partir de entonces trató de conocer personalmente al autor de aquella novela con la que tanto había disfrutado. Y desde el momento en que se vieron –sigue relatando Pérez Reverte– “Somos más que amigos. Somos hermanos (…) Nos hemos reído muchísimo hasta llorar de risa. Juan es un tipo generoso. Tengo con él una amistad muy intensa, hecha de silencios. Te tomas una copa, miras pasar a una chica, vas a una librería… La amistad de verdad está hecha de silencios. Puedes compartir silencios más que palabras con los que son amigos verdaderos. Con Juan Eslava siempre me ocurre”.

Ángeles Caso insistía en la mismo: que el novelista jiennense que tengo a mi lado tiene “una personalidad generosa, en absoluto retorcida. Y acaso lo mejor, no conoce la envidia”. 

Carlos Pujol, miembro del jurado que le otorgó el premio que le dio a conocer, el Planeta de aquel octubre de 1987, recuerda que, en contra de lo que suele ser habitual, la lectura de En busca del unicornio le ofreció “uno de los momentos más gratos de su vida de lector” y de su “largo recorrido como miembro del jurado”. “Es un hombre generoso, humanísimo, abierto y simpático”, decía de él.

Por no insistir en las citas, acabo con una de Rafael de Cózar, que creo que define de un modo más directo y elocuente la clase de persona y de escritor que es Juan: “Eslava Galán es “un cachondo absoluto, un cachondo muy serio”. 

Bien, Hace 20 años, en unas circunstancias muy especiales, viví muy de cerca la experiencia que cambió providencial y profundamente la vida de mi padre: ganó el premio Azorín de Novela y superó un grave trance de salud. Desde aquel mes de marzo de 1999 su oficio no ha sido otro que el de la escritura diaria y sus clases en la universidad. Y ese encuentro o ese reencuentro con la literatura (que no era sino su vuelta a la verdad, al estado natural que le correspondía) fue posible –nunca lo ha dejado de pensar– gracias a que uno de los miembros de aquel jurado era Juan Eslava. Con él, ciertamente, encontró el unicornio que buscaba y desde entonces –salvando las distancias que siempre suelen mediar entre maestro y aprendiz– compartan la misma editorial o el mismo Grupo editorial, los mismos editores, ciertos espacios de una geografía común, el amor a la frase casi perfecta, a la Historia y a las buenas historias y, sobre todo, comparten –y aquí me sumo yo– un afecto lleno de palabras y, cómo no, también de hermosos silencios. 

Aquí podéis escuchar el audio del encuentro

Entrevista a Juan Eslava Galán

Colección Mankell-Casa Mediterráneo

Colección Mankell-Casa Mediterráneo

Bueno, esta noche empezamos la corrección del siguiente libro de la editorial. Este nuevo título será el primero de una colección especial que sacaremos en co-edición con Casa Mediterráneo. Este nuevo hilo de trabajo tiene como objetivo dar a conocer  tanto la cultura de los países del Mediterráneo sur como a sus autores.

Este primer volumen titulado Samira en las dos orillas es obra de Guillermo Rubio Arias-Paz y cuenta la historia de superación personal de una joven marroquí, que primero aprende a valorarse, después a sobrevivir a desamores y a luchar contra la incomprensión de una sociedad que no ve con buenos ojos, en España y en Marruecos, el éxito profesional y personal de una mujer, menos aún sin un hombre al lado. 

La verdad es que da gusto encontrarse con textos que apenas necesitan revisión, con una prosa fluida y un contenido interesante. En los próximos títulos que tenemos previsto sacar habrá que traducir del francés y del hebreo y para será fundamental encontrar buenos traductor literarios.

En resumen, un proyecto para 2019 que se presenta como algo interesante e innovador para la Editorial Mankell y una señal de que las instituciones confían en el trabajo que hacemos y que, por tanto, empezamos a crecer.

Ciudad para ser herida. La gestación.

Ciudad para ser herida. La gestación.

Para no variar, el último mes ha sido de locura. Tal y como confirmé, mi crisis de los treinta está en plena acción y los botes de cremas, mascarillas, etc. ocupan buena parte de los rincones más insospechados de la casa. A pesar de lo interesante que pueda parecer este tipo de alusiones a mis criterios dermatológicos en muchos de los blogs más seguidos del país, me niego a invertir más tiempo en contar mi intento ridículo de mantener mi piel lisa el mayor tiempo posible.

Ahora vayamos a lo importante (sin ofender a los blogs de estética). Lo de que el último mes ha sido una locura no viene por mis crisis ni mis tonteos con las cremas, viene de que desde Editorial Mankell hemos conseguido, por fin, sacar el primer título de la Serie Negra y, además, con distribución nacional y un alto grado de imFrancisco-Veiga-para-Jot-Down-5plicación mediática.

El interés por esta nueva obra surge de mi encuentro con el profesor y catedrático Francisco Veiga, el pasado 11 de mayo en Casa Mediterráneo. Donde tuve el privilegio de presentar su obra anterior El Turco, el único título en español que engloba desde el Imperio Otomano hasta la actual república de Turquía que, por cierto, tendrá una versión actualizada dentro de poco.

Veiga me habló aquel día de un manuscrito, de una novela de espionaje que había finalizado y que podía resultar, en ciertos aspectos, polémica. Tras debatir con él la implicación política, o no política del texto, el planteamiento vanguardista del formato, la estructura y el por qué de  su necesidad de saltar del ensayo a la ficción, nos dispusimos en Mankell a leer el archivo.

“Es una obra muy arriesgada para nosotros” se oía por ahí “No es un texto para todos,portada principal desde luego, pero es bueno” se escuchaba a otras “Nos puede traer problemas, hablemos primero con el abogado”. Pero yo, particularmente, necesitaba probar, sacar el libro al mercado y ver qué pasaba. Ver si las advertencias del autor, de parte de los medios, de mis propios compañeros eran tan necesarias. Al fin y al cabo, si nos damos una hostia, cosa poco probable cuando un texto en sí es bueno, siempre podemos levantarnos. Pensé. Luz verde y a por todas.

Hoy me siento muy orgullosa de lo que hemos hecho. De cómo el equipo editorial ha trabajado mano a mano con el autor para dar la forma perfecta a una obra que merece ser comentada. Para hacernos un poquito más grandes y, sobre todo, para llegar a sus casas y conseguir que, junto a El silencio y el mar, Mankell empiece a tener un espacio fijo en sus estanterías.

Ciudad para ser herida ya se puede adquirir en diversas librerías online e irá llegando a todas las librerías y grandes superficies entre hoy y la próxima semana.

En Alicante está disponible ya en 80 Mundos, y la presentación se realizará allí mismo el 19 de octubre a las 19.30h.

+información sobre la novela en www.ciudadparaserherida.com

+ información www.editorialmankell.com

Respirando hondo

Respirando hondo

Un agosto más de promesas y os digo en serio que este año lo voy a intentar de verdad.
Como muchos sabéis, lo que llevamos de 2018 está siendo una locura; además de compaginar mi trabajo como psicóloga infantil he inaugurado con mi equipo la Editorial Mankell, he comprado con 3 socios más la Librería 80 Mundos y he pasado a formar parte del equipo cultural de Casa Mediterráneo. Todo eso se traduce en mucha ilusión y mucho trabajo, pero poca vida personal. Las consecuencias han caído sobre mí de una de las formas más dolorosas y me han obligado a reinventarme. Y aunque a veces tenemos la sensación de que la hemos cagado y que hemos tocado fondo, que no hay salida, los que ya hemos pasado por más de uno y dos baches, e incluso alguno con psiquiatra adosado, tenemos ciertas pautas de resiliencia que nos hacen rebotar, con más o menos energía, para no dejar de atender lo que hay que atender. Al fin y al cabo, los objetivos no se cumplen solos.

Os cuento que este mes de vacaciones de niños lo estoy utilizando para ultimar la próxima novela Mankell, que se va a titular Ciudad para ser herida, y está escrita por Francisco Veiga, Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor de algunos clásicos como La trampa balcánica o El turco. Se trata de una novela de contraespionaje en la que se desarrolla una teoría sobre el terrorismo islámico en Europa y que toca, precisamente, el atentado de hace un año en Barcelona.

Por otro lado, la agenda que se presenta en septiembre a nivel cultural-literario para Alicante, me parece bastante potente, de hecho, espero que todo quede a la altura de lo que estamos programando. Desde Casa Mediterráneo seguimos con el ciclo Escritores y el Mediterráneo, que se fusiona en parte con el de Literatura en la Sede, en el que llevo ya trabajando dos años. Tendremos el día 28 a Javier Moro.
Por otro lado inicia también Casa Mediterráneo una residencia de escritoras que consiste en traer a pasar un mes a dos escritoras de países con problemas de libertad de expresión. Empezaremos en septiembre con dos escritoras argelinas y organizaremos algunos encuentros con ellas en los que podrán participar periodistas, escritores y editores de Alicante.
El colaboración entre 80 Mundos y Casa Mediterráneo y coordinado por Luis López Belda tendremos un Ciclo Cine-Fórum, con dos proyecciones al mes y con acceso totalmente gratuito.

Además, para rematar el mes tendremos una expedición a Estambul, donde llevaremos a un equipo de gente a mostrar a ciudadanos e instituciones algunos puntos fuertes de nuestra cultura y nuestra ciudad.

Y para re-rematar cumpliré 30 años y tengo previsto empezar una crisis de niveles desorbitados. Así que utilizad agosto para descansar y abrochaos los cinturones.

 

Por supuesto El sabor de las palabras vuelve el 28 de septiembre con Javier Moro.