Un tuitero enamorado

Hace un par de años, por una de esas casualidades de la vida, me encontré con Luis Larrodera. Fue curioso porque cuando le dije que iba a empezar a crear unas cenas literarias en Alicante (El sabor de las palabras) me preguntó si podía orientarle con un libro de minirrelatos con magníficas ilustraciones que quería editar.

Tuve la suerte de ver ese proyecto desde un principio, de hacer algunas de las primeras correcciones y de ver como Luis se iba ilusionando con el proyecto. Por razones de agenda y de colapso de trabajo, me alejé sin querer del proyecto.

xUknt3fS_400x400Pero hace unas semanas, de nuevo por una casualidad, volví a hablar con Luis y le pregunté por su libro. Todavía no había visto la luz y estaba, a falta de unos retoques, listo para publicar.
No pude dejar pasar la opción de lanzarle una oferta editorial, ahora ya tenía medios para incluirme en el proyecto de verdad, de lanzar una obra que, desde el inicio, me pareció una maravilla.

Ya casi lo tenemos terminado, listo para entrar en los hornos de la imprenta. Pero es queLuis-larrodera Un tuitero enamorado, el título de Luis, no solo muestra la creatividad y el talento de uno de los presentadores más conocidos del país, muestra, sobre todo, su humanidad.

Con ilustraciones cedidas por grandes artistas y prólogo de Anne Igartiburu, los beneficios del vuelo de nuestro pequeño pajarito irán destinados a la Fundación Menudos Corazones.

Porque Luis es así, hay gente en este mundo que, simplemente, merece la pena.

Deja un comentario