ESPECTROS

Por Joaquín Juan

 

¿Cuántas cortinas tuvieron que abrirse,

cuántos esposos regresar de la guerra,

cuántas huellas en el piso de arriba,

hasta que Nicole Kidman

pudo darse cuenta

de que Fionnula Flanagan tenía razón?

 

Los otros eran ellos.

Deja un comentario