Fátima (de @la_carne_de_eva)

Disculpad la demora en la publicación del nuevo relato de Casaseca. Me ha sido imposible desde Escocia encontrar un ordenador desde el que poder subirlo. Espero que os guste.

Fátima es la muchacha más bella de la Cántara. El próximo mes cumplirá 16, y sus padres la casarán con don Arnaldo, el acaudalado ebanista de Malcocinado.

—¿Cuántos años tiene tu novio? —Le preguntan sus amigas para mortificarla.

Su novio, marchito y enjuto, hace ya tiempo que cumplió los sesenta. Y ella odia que ese viejo decrépito sea su único camino.

A Fátima le puede que sus amigas tengan novios jóvenes y atléticos. Bellos animales con los que revolcarse en alguna de las eras cercanas. Pero es consciente de que no sería capaz de llevar la vida a la que estaría condenada si se casara con uno de esos desarrapados.

No nació para señora, pero ha aprendido a serlo con los dineros que cada semana el ebanista le hace llegar a sus padres. Por eso, aunque aproveche cada ocasión que se le presenta para restregarse a escondidas contra los obscenos cuerpos de los novios de sus amigas, sabe que nunca les entregará su flor. Llave única que habrá de franquearle el paso a una vida mejor.

Hay días, muy pocos, en los que no es capaz de conseguir que sus desilusiones no trasluzcan cuando sus amigas le hacen las burlas de siempre.

—Pobre Fátima —Dice alguna de ellas exhibiendo una sonrisa burlona—. Que tendrá que tumbarse en el suelo junto a su lecho para sentir algo firme.

—Pobre —corea otra cualquiera—. Que jamás empapará unas sábanas sino en la casta flama del verano.

Hoy es uno de esos días que el Señor ha parido sin paciencia. Uno de los peores.

Debido a la cercanía del enlace, sus nervios son un manojo de tendones secándose bajo un injusto sol que los vuelve quebradizos. No puede más. Sin haberlo meditado, decide en un segundo sin retorno que les hará saber todo lo que tiene guardado en lo más recóndito de su alma. Todo eso que lleva años pudriéndose en las enrarecidas cavernas sin ventilar que es su cuerpo, y que la está matando.

—Vosotras sois unas lelas —Escupe con inquina—. No tenéis ni idea de lo que habláis. ¿Cuánto creéis que me va a durar el viejo este? ¿Un par de años?, ¿cinco? Para entonces, yo aún seré joven, y tendré dinero. Más del que seáis capaz de imaginar nunca. ¿Y sabéis lo que haré entonces? ¿Lo sabéis? —Fátima las mira de hito en hito antes de continuar con su furiosa confesión—. Me buscaré un hombre como es debido. Uno fuerte y grande. Uno que me abarque y que me llene de besos. Uno que me aplaste con su peso de hombretón. Eso es lo que haré.

Todas callan. La rabia desborda los ojos de Fátima y el asombro mantiene a sus amigas claveteadas al suelo con la mágica constancia de la inmutable gravedad. A todas menos a una. Una más joven y más ingenua que las otras. Una que jamás se ha burlado de ella ni de su decrépito novio.

La chiquilla se levanta y se va hacia ella. La abraza con ternura. Antes de hablar, la mira entre lágrimas y le posa un beso en cada mejilla.

—Ay, Fátima, mi pobre niña desvalida. Ahora sí que me das pena.

Casaseca

8 comentarios sobre “Fátima (de @la_carne_de_eva)

  1. Wow desde qué llevo leyendo tu blog,éste Relato en especial me deja ideas en la cabeza: Cuando hablas de que estará con los novios de sus amigas pero no les entregará su flor,suena sublime, es como tener amantes y no entregar nuestra esencia,*me sorprendió* y La forma en qué describes de una manera tan bella el relato es muy cautivador

      1. A mí me encanta cómo escribe, si no no le publicaría los relatos cada dos lunes jejeje. Es muy bonito y siempre tienen un final que no te deja indiferente

Deja un comentario