Tú, que nunca serás.

A ti, que desde que te descubrí exististe, pero que nunca fuiste real del todo. En playas, en paradores, en hogares improvisados entre rocas a la orilla del río. Las heridas cierran y nos transforman; alzamos el vuelo, olvidadizos, olvidados y al final…libres.

De Alfonsina Storni

Tú, que nunca serás
Sábado fue, y capricho el beso dado,
capricho de varón, audaz y fino,
mas fue dulce el capricho masculino
a este mi corazón, lobezno alado.

No es que crea, no creo, si inclinado
sobre mis manos te sentí divino,
y me embriagué. Comprendo que este vino
no es para mí, mas juega y rueda el dado.

Yo soy esa mujer que vive alerta,
tú el tremendo varón que se despierta
en un torrente que se ensancha en río,

y más se encrespa mientras corre y poda.
Ah, me resisto, más me tiene toda,
tú, que nunca serás del todo mío.