Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

Miguel Hernández (Canción del esposo soldado)

You may also like
Volver a ti: empiezo la espera.
Matar a un ruiseñor
Más allá del invierno
Las chicas Gilmore: una serie imprescindible

Leave a Reply