Si alargas la mano tocas la meta, ¡pero muévete!


Confieso que soy la primera a la que le cuesta aplicar lo que ahora vengo a contaros. He tardado nada menos que quince canciones en decidirme a apagar el Spotify y empezar a escribir. Ya había confesado en otras ocasiones que soy incapaz de pensar con música, que mi mente vuela con las notas y sale por la ventana hacia el mar. Bueno, se acabó la poesía barata por hoy. A decir verdad lo que me pasa es que como mi rutina ha cambiado radicalmente dispongo de muchas mañanas para hacer el vago, pensar, caminar y mirar por una ventana, que gracias a Dios da a la primera linea de playa y no a un descampado con ruedas de neumáticos quemadas. Ayer salí a pasear, dos veces, por la mañana y por la noche y recorrí, dos veces, la playa de punta a punta, con diferentes compañías, porque además soy afortunada.

1510546_674616029255544_80717152_nHoy toca replantearse objetivos. Siempre deseo tener tiempo libre para precisamente lo que estaba haciendo hoy, escuchar música y malcriar a mi lóbulo frontal pero soy consciente de que todos necesitamos objetivos, aunque sean pequeños para tener una razón por la que despertarnos las mañanas en las que nuestra agenda está vacía. Pero…¿Qué es lo que hace falta tener esos objetivos y además cumplirlos? Pues a priori es sencillo: tener ideas. Sin ideas difícilmente vas a saber hacia donde dirigirte, pero seguro que eres una mente creativa y algo se te ocurrirá. Aunque sea construir un reposapies para escuchar música mientras miras por la ventana.

Por otro lado, además de las ideas...la voluntad. ¿Eres un vago? Pues espabila, ser vago es una delicia a muy corto plazo, a largo te das cuenta de si miras hacia atrás tu vida está vacía y te preguntas qué has estado haciendo hasta ahora. Tu autoestima se pondrá en jaque y podrás entrar en un círculo vicioso de perrería y depresión. ¡Ponte las pilas!

Si, ponte las pilas pero con unos límites, no te vayas a poner de repente a producir tanto que pierdas el sentido de tu vida por exceso en lugar de por defecto: organiza tu agenda. Es importante que hagas cosas productivas, pero que las hagas por ti y por tu beneficio. Mantén tu esencia, sé que es un ejercicio complicado pero es necesario para ser feliz. En el término medio está la virtud y aunque busques objetivos y un sentido a tu vida…no viene mal malcriar al lóbulo frontal de vez en cuando.

Un comentario sobre “Si alargas la mano tocas la meta, ¡pero muévete!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s