Mi cabreo con Línea Directa

Yo no me suelo cabrear, tengo un carácter bastante flojo. Normalmente puedo mosquearme, molestarme, ofenderme…pero cabrearme es difícil, hay que hacer méritos. Además de eso mi reacción ante los cabreos es por lo general pasar de todo, mirar a otro sitio y esperar que se me pase. Solo hay una cosa que me cabrea de verdad y que no dejo pasar por mucho que lo intente y es que me intenten tomar el pelo como si fuera idiota.

No sé si vosotros tenéis empresas propias o trabajáis de cara al público. Yo trato con personas cada día y tengo clientes de todas las clases, colores y marcas, los tengo más contentos y menos contentos con mi trabajo, pero lo que NUNCA, NINGUNO, CERO me ha podido echar en cara es que intentase estafarlos o aprovecharme de ellos. Por eso me cabrea que las empresas de las que yo sí que soy cliente intenten hacer conmigo.

Llevo tiempo en LINEA DIRECTA con mi seguro a terceros, siempre con mi cochecito que no da problemas. Es un coche pequeño, de motor pequeño que uso fundamentalmente para desplazarme por la ciudad. Igual una vez voy a algún pueblo de la zona y en ocasiones que puedo contar con los dedos de una mano lo he sacado de la provincia. A eso se suma que salí ya de la edad que los seguros consideran de riesgo y que el último parte que di fue en 2008.
Cada año en enero me pasan el recibo y curiosamente, a pesar de todo lo dicho anteriormente me encuentro con una subida en la póliza de 60€. Obviamente como no me cuadra llamo por teléfono.
Salvando la amabilidad con la que me ha atendido la chica, y que debo decir que es lo que ha evitado que de mi boca salieran improperios de toda índole me he encontrado con lo que yo como empresaria consideraría un intento de estafa. Os explico:
Tras comprobar que efectivamente no doy partes desde 2008, que nunca me he retrasado en un pago, que mi coche es el de siempre y que ya tengo una edad la chica se ha encontrado con que “alguien” de su compañía había decidido que sin notificármelo debía añadir a mi póliza un servicio de remolque en el extranjero que encarecía mi seguro en 120€. Efectivamente yo tenía bonificaciones por buena conductora pero si cuela cuela y no solo no se lo rebajamos si no que además, con un poco de suerte le sacamos más dinero.  El caso es que por haber llamado he pasado de tener un cargo de 480€ a tener uno de 360€. Mucho cuidadito con los recibos domicilados y más si encima sois clientes de Linea Directa.

lineadirecta