Despierta Mika (empieza la historia)

Cuando Mika se despertó no pudo evitar sobresaltarse al ver que su despertador estaba en el suelo. La pantalla hecha añicos, los cristales esparcidos por el terrazo de la habitación…algo había ocurrido, era evidente. Una pesadilla pensó. Sí, un manotazo que en sueños era probablemente dirigido a su ex, eso habría sido. De camino al trabajo compraría otro, pensó, cuando de pronto al girarse notó un pie junto al suyo. El sobresalto en esta ocasión fue mucho más intenso y provocó el despertar y el posterior bostezo de su compañero de cama. Ojos azules, pelo pobre pero duro , barba de 4 o 5 días…era Alberto.
-Joder, Alberto qué susto me has dado- y conforme terminaba la frase cogía su ropa interior y la utilizaba para darle un “latigazo” en el muslo. -¿No te ibas anoche?-
-Susto el que me has dado tú, vaya forma romántica de despertarme- Dijo mientras se incorporaba y se sentaba desnudo al borde de la cama.- Te tomaste una de tus pastillas para dormir y te quedaste K.O a los diez minutos, luego me vestí para irme pero no encontré las llaves y no te quería despertar.
-Joder. están en el cajón de la entrada- Con tono de evidencia.
-¿Y cómo coño quieres que lo sepa?-
-Tienes razón. si no me importa que te quedes, solo me he asustado. ¿Tú sabes como se ha roto el despertador?-
-¿En serio? No puede ser que no te acuerdes.-

Es mi primer dibujo con tableta, no seas cruel ^^
Es mi primer dibujo con tableta, no seas cruel ^^

-No recuerdo nada, apenas recuerdo nada de anoche.-
-No paso nada especial, lo de siempre…
-Lo de siempre es especial.- Dijo ella con tono falsa ñoñería.
-Bueno, si, ya me entiendes…Tonta.
-¿Cómo fue?-
-Nada del otro mundo, al quitarte el pantalón el diste un golpe y salió despedido. Me sorprende que no lo recuerdes porque nos estuvimos riendo un rato.-
-Son las pastillas, desde que las tomo tengo lagunas.-

-Pues deberías dejarlas, por el trabajo y eso especialmente.-
-Sólo me afectan las horas que estoy cansada.-
-Anoche no parecías tan cansada.-
-Bueno ya, no te pongas en modo jefe.
-Me jode que no te acuerdes.- Dijo mientras comenzaba a acariciar sus vértebras con los dedos.- Yo me esfuerzo mucho en que sea memorable.
-Me iré acordando a lo largo de la mañana-
-Si quieres te hago memoria…

Continuará