Yo siempre fui una maga


Menudo gripazo tengo encima. Siempre tengo la mala suerte de que cuando llega un puente o vacaciones me pongo mala. Supongo que mi penoso sistema inmune va aguantando el tirón hasta que hay un momento de paz y entonces ZAS gripazo. Digo penoso sistema inmune porque desde octubre hasta febrero estoy constipada el 80% del tiempo pero además tengo tendencia a tener cistitis, en mayo me tuvieron que ingresar con una infección en el riñón…y así voy, siempre dando alegrías.  niña pensar sentir crear soñarAl menos los días estos de gripe que me quedo en casa con mi manta, mi batín, Epi y Blas me puedo dedicar un poco más a escribir. Ahora me ha dado por escribir cuentos para niños, me gusta porque es tan difícil como escribir para adultos (por aquello de adaptar el lenguaje a las edades) pero caben todas las locuras que tengas en la mente y yo otra cosa no…pero locuras…las que queráis. También me gusta porque me inspiro en anécdotas o amigos de la infancia. Mi infancia fue muy peliculera, era exactamente igual que ahora pero con unos cuantos años menos; siempre estaba creando…cuando no quería rodar una película escribía poemas y cuando no dibujaba…Me pasaba las horas de clase mirando a la nada e imaginando que era un directora de cine o una maga que estaba allí haciéndose pasar por una niña cualquiera para que no la mirasen raro. Mi profesor se daba cuenta, un día se plantó delante de mí en clase y me dijo mirándome muy serio “Vale que no me escuches pero si te vas a empanar en tus cosas al menos cierra la boca para disimular…” Ahí me di cuenta de que aunque yo creía que sí no pasaba desapercibida, era una maga, una directora de cine, una escritora, una pintora, una ganadora olímpica, una soñadora… y todavía, en días como hoy… lo sigo siendo.