Cajas secretas

Necesito unos días para preparar el post principal de esta semana, pero mientras navegaba por internet he encontrado esta foto y me ha hecho recordar.

Es cierto que da igual con quién estés, con quién pases tiempo o incluso con quién compartas tu vida si en la mente tienes a otra persona. ¿Alguna vez os ha pasado esto? Saber que no debes pensar en esa otra persona pero que no lo puedes evitar. Que una fuerza mayor que tu voluntad te empuja sin pausa hacia esa rumiación constante en la que te ves llevando a cabo las más increíbles perversiones con la persona que deseas… ¡Qué tortura tan terrible para el cuerpo y la conciencia! Y a pesar de todo sabes que si se te pone a tiro no respondes…independientemente de las consecuencias. En menudos líos nos metemos a veces y es que como diría Maurois: “Todo deseo estancado es un veneno”.

Deja un comentario